Entradas

9 de abril de 2020 Jueves Santo

Imagen
Evangelio (Jn 13,1-15)
Os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros .

En la Santa Cena, al mismo tiempo que la Eucaristía, Cristo instituye el sacerdocio ministerial. Mediante éste, se podrá perpetuar el sacramento de la Eucaristía. Jesús nos da el mandamiento del amor: «Amaos unos a otros como yo os he amado» (Jn 13,34).  El amor cristiano se fundamenta en Cristo. Él nos ama hasta dar la vida: ésta ha de ser la medida del amor (la medida del amor es amar sin medida) del discípulo y señal la característica del cristiano.  Él es Amor y fuente de amor, que se nos da en el Pan Eucarístico.
El lavatorio de los pies. Hay algo más que una lección de humildad en este gesto del Maestro.

Permanece en mí, y yo en ti
Yo sé que estás conmigo, porque todas
las cosas se me han vuelto claridad:
porque tengo la sed y el agua juntas
en el jardín de mi sereno afán.
Yo sé que estás conmigo, porque he visto
en las cosas tu sombra, que es la paz;
y se me han aclarado las razones
de …

8 de abril de 2020

Imagen
Evangelio (Mt 26,14-25)
El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa voy a celebrar la Pascua con mis discípulos’» (Mt 26,18).

El dueño de la casa, quizá, no fuera uno de los amigos declarados del Señor; pero debía tener el oído despierto para escuchar las llamadas “interiores”. Cuando oigamos la llamada hemos de “rendirnos”, dejando aparte los sofismas y aceptando con alegría ese “mensajero libertador”. El traidor que intenta esconder su crimen ante la mirada escudriñadora del Omnisciente. Lo había intentado ya el mismo Adán y, después, su hijo fratricida Caín, pero inútilmente. Antes de ser nuestro exactísimo Juez, Dios se nos presenta como padre y madre, que no se rinde ante la idea de perder a un hijo. A Jesús le duele el corazón no tanto por haber sido traicionado cuanto por ver a un hijo alejarse irremediablemente de Él.

No llores si me amas...
Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo...
Si pudieras oír el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos...
si por un…

7 de abril de 2020

Imagen
Evangelio (Jn 13,21-33.36-38)
Era de noche.
El pecador es el que vuelve la espalda al Señor. San Agustín describe el pecado como «un amor a sí mismo hasta el desprecio de Dios». Una traición, fruto de «la arrogancia con la que queremos emanciparnos de Dios y no ser nada más que nosotros mismos; la arrogancia por la que creemos no tener necesidad del amor eterno, sino que deseamos dominar nuestra vida por nosotros mismos» (Benedicto XVI). Afortunadamente, el pecado no es la última palabra. Ésta es la misericordia de Dios. Pero ella supone un “cambio” por nuestra parte. Una inversión de la situación que consiste en despegarse de las criaturas para vincularse a Dios y reencontrar así la auténtica libertad. Sin embargo, no esperemos a estar asqueados de las falsas libertades que hemos tomado, para cambiar a Dios. Según denunció el padre jesuita Bourdaloue, «querríamos convertirnos cuando estuviésemos cansados del mundo o, mejor dicho, cuando el mundo se hubiera cansado de nosotros».  Cris…

6 de abril de 2020

Imagen
Evangelio (Jn 12,1-11)
Ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos.

Ante la unción que hace María a su Señor, Judas protesta: «Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: ‘¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?’» (Jn 12,4-5).
María unge los pies de Jesús y los seca con sus cabellos, porque cree que es lo que debe hacer. Es una acción tintada de espléndida magnanimidad: lo hizo «tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro» (Jn 12,3). Es un acto de amor y, como todo acto de amor, difícil de entender por aquellos que no lo comparten. Creo que, a partir de aquel momento, María entendió lo que siglos más tarde escribiría san Agustín: «Quizá en esta tierra los pies del Señor todavía están necesitados. Pues, ¿de quién, fuera de sus miembros, dijo: ‘Todo lo que hagáis a uno de estos pequeños... me lo hacéis a mí? Vosotros gastáis aquello que os sobra, pero habéis hecho lo que es de agradecer par…

5 de abril de 2020 Domingo de Ramos

Imagen
+ Pasión de nuestro Señor Jesucristo según San Mateo Mt 27, 11-54 

Arrodíllate con frecuencia delante del crucifijo, levanta tus ojos a Jesucristo, que te mira con amor entrañable, y medita en silencio, con adoración muda, esta palabra: “Crucifixión”, Jesucristo fue crucificado por mi’..., por mi...

El rey que jamas será destronado.
Cuando Chateaubriand estaba en la agonía llegaban a sus oídos los gritos desacompasados de los revolucionarios que habían destronado a Carlos X De pronto se abrió la puerta y entró el sacerdote que le llevaba el santísimo viático. El ilustre escritor se incorporo como pudo y, al oír las palabras del ritual "He aquí a tu Rey, que llega a ti manso" contesto: — He aquí un Rey a quien los revolucionarios nunca podrán destronar.

El misterio de la crucifixión de Cristo impresionó tanto a Napoleón  que vio en ella la prueba más espléndida de la divinidad de Jesús... “Ahora estoy en la isla de Santa Elena. ¿Dónde están, en mi desgracia, mis aduladores? ¿Q…

4 de abril de 2020

Imagen
Evangelio (Jn 11,45-56)
Jesús iba a morir por la nación, y  para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.
Las palabras negativas de Caifás, «os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación» (Jn 11,50), Jesús las asumirá positivamente en la redención obrada por nosotros. Jesús, el Hijo Unigénito de Dios, ¡en la Cruz muere por amor a todos!  ¡Cada hombre vale toda la sangre derramada por Jesucristo! «¡Qué asombroso beneficio de tu amor por nosotros! ¡Qué incomparable ternura y caridad! ¡Oh feliz culpa que mereció tal Redentor!». Ojalá que nuestras palabras y acciones no sean impedimentos para la evangelización, ya que de Cristo nos manda: «Id y enseñad a todas las gentes» (Mt 28,19).

"A veces tenemos que pasar por encima de nuestra ira, de nuestros celos, de nuestros sentimientos rechazo y seguir adelante. La tentación es quedarnos atascados en nuestras emociones negativas, palpándolas por todos lados, como si ése fuera el lugar al que perten…

3 de abril de 2020

Imagen
Evangelio (Jn 10,31-42)
¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?
Jesús habla de las obras que realiza. Pero todo parece inútil: es tan grande lo que Jesús intenta decir que  solamente lo podrán comprender los pequeños y sencillos, porque el Reino está escondido a los sabios y entendidos.
Se alza la Cruz del Señor con toda su fuerza como estandarte verdadero, como única razón indiscutible: «¡Oh admirable virtud de la santa cruz! ¡Oh inefable gloria del Padre! En ella podemos considerar el tribunal del Señor, el juicio del mundo y el poder del crucificado. ¡Oh, sí, Señor: atrajiste a ti todas las cosas cuando, teniendo extendidas todo el día tus manos hacia el pueblo incrédulo y rebelde (cf. Is 65,2), el universo entero comprendió que debía rendir homenaje a tu majestad!» (San León Magno).

"Cada día tiene reservada una sorpresa. Pero solamente si estamos esperándola podremos verla, oírla o sentirla cuando viene. No tengamos miedo de recibir la sorpresa de cada día, sea triste o al…