Entradas

16 de julio de 2020

Imagen
Hay quienes, desconociendo la historia, afirman lo contrario. «El culto mariano no es una práctica que nos venga del primitivo cristianismo. Hasta el año 431, en el Concilio de Éfeso, no fue declarada «Madre de Dios», y no hace mucho, en el año 1854, fue definido el dogma de su Concepción Inmaculada...»
¿Qué hay de verdad en estas afirmaciones? La verdad es que la Iglesia realmente definió en el 431 la maternidad divina de María y en 1854 su Concepción Inmaculada..., pero desde sus comienzos creía en ellas La Iglesia define dogmáticamente una verdad solamente si tal verdad de fe se ve atacada o está puesta en tela de juicio.
¿Qué nos dice la fe sobre la Concepción Inmaculada? Que la Virgen María siempre estuvo exenta del pecado original. Pero Murillo, unos doscientos años antes de la definición dogmática, ya pintó treinta cuadros magníficos de la Inmaculada. Y el Concilio Tridentino pregonó más de trescientos años antes de la definición dogmática la creencia de la Iglesia. Y San Efré…

15 de julio de 2020

Imagen
- ¿Sacas a colación a la Virgen en algunas de tus conversaciones?
- ¿Crees que hablar de la Virgen es cosa más bien de mujeres?

En cierta ocasión, un hombre gravemente enfermo se desplomó en la calle. Lo llevaron a un hospital y llamaron a un sacerdote para que lo confesara. Pero el pobre hombre hacía ya tiempo que había perdido la fe de su juventud, y por mucho que el sacerdote insistió en hablar con él, rechazaba con dureza las palabras del sacerdote. Hasta que éste, agotados ya todos los recursos, empezó a hablar de la madre del enfermo, que es María, entonces se ablandó el corazón empedernido y resurgió la fe sepultada de la niñez.
¡Cuántos hombres hoy que han perdido la fe por completo, pero que, al hablarles de la Virgen María, o de la advocación de la Virgen de su ciudad o pueblo vuelvan a la fe! Miremos a Cristo en el Evangelio y en las persona y digámosle: «¡Bienaventurado el vientre que te llevó!» Y escucharemos la respuesta del miso Jesús: «¡Bienaventurados más bien los que …

14 de julio de 2020

Imagen
-¿Ante la Virgen María, te llenas de Gozo como Santa Isabel?
-¿Visitas y atiendes a los que te necesitan?

Isabel, al ver a María que la visitaba, exclamó con sorpresa: «¡Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre! Y ¿de dónde a mí tanto bien, que venga la Madre de mi Señor a visitarme?... ¡Bienaventurada tú porque has creído!, porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor» (Lc 2, 5).
Y entonces brotó del alma de María el cántico de eterna hermosura, el Magnificat, que desvía de sí toda alabanza, todo homenaje, y los ofrece a Dios. «Engrandece mi alma al Señor» —resuena el cántico en labios de María. «Mi alma engrandece al Señor: y mi se alegra mi espíritu de gozo en Dios mi salvador: porque ha puesto los ojos en la bajeza de su esclava...» ¿Es posible fortalecer más nuestra fe puesta en Dios?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

13 de julio de 2020

Imagen
- ¿Tú fe en Cristo es mera palabrería?
- ¿Te riges por meros sentimentalismo?

En cierta ocasión, una mujer que le seguía entre la multitud, viendo las obras maravillosas del Señor, y oyendo sus palabras, exclamó con entusiasmo: «¡Bienaventurado el vientre que te llevó, y los pechos que te alimentaron!» (Lc 11, 27). Y el Señor le contestó: «¡Bienaventurados más bien los que escuchan la palabra de Dios, y la ponen en práctica!» (Lc 11, 28).
Jesús no contradice a la mujer, todo lo contrario, amplía el sentido de sus palabras. No dice que no hay motivo de alabar a su Madre, sino que realmente tal motivo es doble. Primero, porque por su maternidad está unida con El con lazos de sangre; segundo, y el más poderoso, porque por su fe tiene con El un parentesco espiritual, porque conservaba en el corazón Sus palabras (Lc 2, 19, 51) mejor que cualquiera de sus discípulos. En el primer punto no podemos imitar a María. Pero sí en el segundo. Sabemos muy bien cómo el camino más seguro para el que qu…

12 de julio de 2020

Imagen
- ¿Qué llevas en tu corazón?
- ¿Lo tienes roto por envidias, odios, rencores...?
Las mujeres de Nazaret llevaban hábilmente sobre su cabeza el hermoso jarro de arcilla, lo llevaban sin dejarlo caer, y llegaban a casa con su preciado tesoro, el agua fresca; nosotros también llevamos un vaso de barro, nuestro cuerpo, y en él guardamos preciosos tesoros, nuestro espíritu inmortal; nuestros sentimientos, nuestra capacidad de amar, nuestro espíritu de sacrificio por hacer felices a los que amamos… hemos de llevarlos por los caminos de la vida de modo que no sufra detrimento, que podamos conservarlos puros, incólumes, sin fracturas ni rasguños, hasta llegar a la presencia de Dios en el Cielo. Cómo nos ayuda en ello la verdadera «Ain Marjam». La Virgen María fortalece nuestra fe y fortalece nuestra lucha para que nuestra vida sea una vida moral, hermosa y feliz.
Una vida de servicio como fue la vida de Ella. ¿Es tu corazón una fuente que refresca la vida de los que te tratan?
Julián Escobar.


11 de julio de 2020

Imagen
- ¿Eres fuente de agua bebible o de agua salada?
- ¿Eres fuente que produce amargura en los que te rodean?
Cerca de Nazaret, la humilde aldea en que tantos años pasaron Jesús y la Virgen María, hay una fuente; los habitantes del pueblo la llaman «Ain Marjam»: «Fuente de María»; y la tradición popular afirma que María sacaba el agua en aquella fuente. Aún hoy es frecuentada en el pueblo; a ella van por agua todos los habitantes, también, de los alrededores. Llevan sobre la cabeza el cántaro de barro. Así llevan a casa el agua.
«¡Ain Marjam!» «¡La fuente de María!» Es una expresión muy propia para nuestro propósito. Las mujeres de Nazaret encuentran el refrigerio corporal en el agua que sacan de la fuente de María y adquieren con ella fuerzas para sus faenas diarias; nosotros, los cristianos que vivimos distribuidos por toda la redondez de la tierra, obtenemos el refrigerio espiritual que necesitamos —entusiasmo, magnanimidad, pureza, consuelo— de la fuente abundante del culto mariano.

10 de julio de 2020

Imagen
- ¿Qué haces cada día para agradar a Dios?
- ¿Te importa más agradar a tus compañeros que a Dios?
Hoy me sentí feliz. Un joven preguntó a un sacerdote: “¿Qué debo hacer para agradar a Dios?”. El sacerdote le respondió: “Donde quieres que vayas o estés, ten siempre a Dios ante tus ojos, en todo lo que hagas, busca la aprobación del Evangelio, y donde vivas no seas ruidoso, pues en el ruido Dios nunca está”. ¡Qué hermoso consejo!
Tenerme a Mí, tu Dios, siempre ante tus ojos, pues siempre que mires con limpieza de corazón me verás en el rostro de lo que veas. Buscar la aprobación del Evangelio es asegurarse la verdad, pues quien vive en armonía con el Evangelio está acompañado por Cristo. ¡Jamás ser ruidoso! Hay personas que por su lengua o sus obras son bombos de hojalata. ¿Eres tú uno de ellos?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |