Entradas

La Iglesia

Imagen
Tres cristianos: un católico, un protestante, un griego llamaron a un mahometano para que fallara cuál es la verdadera Iglesia. El mahometano preguntó primero al protestante: «¿Cuándo se fundó vuestra Iglesia?» «Hace 500 años.» «¿Y qué eran vuestros mayores?» «Católicos.» Después preguntó lo mismo al griego, que contestó: ¿«Hace 1000 años» y qué erais antes, «Católicos»?. Finalmente, se volvió al católico: «¿Desde cuándo existe vuestra Iglesia?» «Desde hace 2000 años, desde que Cristo la fundó y la vivificó el día de Pentecostés. » «¿Y quién te dice que es todavía la misma Iglesia?» «Los Papas, que en sucesión ininterrumpida llegan hasta el primero, Pedro, quien fue designado como autoridad por Cristo mismo.» Mt: “Tú eres Pedro y sobre ti fundo mi Iglesia” El mahometano sentenció: «Puesto que Cristo no fundó más que una sola Iglesia, solamente la católica puede ser la verdadera.»
-¿Se siente orgulloso de ser católico? -¿Lo manifiestas humilde y alegremente? Julián Escobar.


| Lecturas d…

Domingo de Pentecostés. La mejor defensa, el amor.

Imagen
En un día caluroso de verano, en el sur de florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna detrás de su casa. Salió corriendo por la puerta trasera, se tiró al agua y nadaba feliz. No se dio cuenta de que un cocodrilo se le acercaba. Su madre, desde la casa, miraba por la ventana y vio con horror lo que sucedía. Enseguida corrió hacia su hijo gritándole lo más fuerte que podía. Al oírla, el niño se alarmó y comenzó a nadar hacia su madre. Pero fue demasiado tarde. Desde el muelle, la madre tomó al niño por sus brazos justo cuando el caimán lo agarraba de las piernitas. La mujer tiraba con todas las fuerzas de su corazón. El cocodrilo era más fuerte, pero la mama era mucho más apasionada y su amor la fortalecía. Un señor que escuchó los gritos se apresuró hacia el lugar con un rifle y mató al cocodrilo. El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, incluso pudo volver a caminar. Cuando salió del trauma, un periodista le preguntó al niño si le quería enseñar las cicatri…

San Tarsicio: El mártir de la Eucaristía

Imagen
PalabradeDiosJn21,20-25.Ésteeseldiscípuloquedatestimoniodetodoestoylohaescrito;ynosotrossabemosquesutestimonioesverdadero. *** Fue el niño Tarsicio, que sucumbió en la persecución de Valerio el 15 de agosto de 257, apaleado y apedreado hasta exhalar el último suspiro. Según se deduce de las actas de San Esteban Papa, el muchacho pertenecía a la clerecía del título de San Calixto y circulaba con frecuencia entre Roma y la vía Apia. Llevaba aquel día, como acólito, según la costumbre de la época de persecución, la sagrada comunión, ocultos bajo sus vestidos, a los presos de la cárcel Mamertina. Un grupo de soldados que custodiaba la entrada de las Catacumbas le apresó y le reclamó lo que llevaba en el pecho. El niño rehusó hacer traición a su fe y dijo: 'No quiero dar a los perros rabiosos las sagradas formas'. La bárbara soldadesca lo maltrató hasta matarlo. El cadáver, recogido allí mismo, fue depositado en el cementerio de San Calixto. El papa San Dámaso dedicó al mártir uno d…

El rayo de sol, y…

Imagen
PalabradeDiosJn21,15-19.JesúslediceaPedro:"Apacientamisovejas.Teloaseguro:cuandoerasjoven,túmismoteceñíaseibasadondequerías;pero,cuandoseasviejo,extenderáslasmanos,otroteceñiráytellevaráadondenoquieras."Dichoesto,añadió:"Sígueme." *** En el rayo de luz blanca se encuentran tres colores fundamentales: el azul, el amarillo y el rojo. Tomad un prisma de cristal y haced caer sobre el un rayo de luz, y veréis en seguida los tres colores pintados en la pared. Así también las tres Personas divinas tienen una misma naturaleza. Hay algunas amatistas que miradas por diversas partes ofrecen tres colores distintos, a saber: el rojo púrpura, símbolo del poder, que nos recuerda a Dios Padre; el violeta, que significa la humildad y el abajamiento, y conviene esencialmente al Hijo, nuestro Salvador; el color rosa, que indica el amor, y por esto recuerda al Espíritu Santo, que enciende en nuestros corazones el amor a Dios y al prójimo. Como el resplandor de esta perla reviste tres…

San Agustín y el niño de la playa.

Imagen
PalabradeDiosJn17,20-26.Padresanto,nosóloporellosruego,sinotambiénporlosquecreanenmíporlapalabradeellos,paraquetodosseanuno,comotú,Padre,enmí,yyoenti,queellostambiénloseanennosotros,paraqueel mundocreaquetúmehasenviado. *** Se cuenta de San Agustín la siguiente anécdota. Pasó varios días y noches meditando el misterio de la Santísima Trinidad, con la creencia de que podría llegar alguna vez a darse una razón de ella, cuando una mañana, paseando a lo largo de la playa, tropezó con un muchacho que tomaba agua del mar con una concha y la llevaba a un hoyo que había hecho en la arena: Se detuvo a mirarle San Agustín y le preguntó: “¿Qué haces aquí, muchacho?” Respondió el niño: