Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2017

31 de diciembre. Agradecemos el año

Imagen
Agradecemos el año y agradecemos la vida, agradecemos la vida familiar, y damos gracias a Dios que es el Principio y el Fin de todo.
Que el Señor, se quede con nosotros, que nos dé siempre su mano; que nos mire con cariño, que nos sostenga y nos libre del peligro; que cure nuestras heridas; que limpie nuestra mirada; que nos muestre el Amor y Misericordia del Padre; y que nos fortalezca con el aliento del Espíritu Santo.
Oración y Bendición
Oh Dios, tú que no tienes principio ni fin,
eres el principio y el fin de todo lo creado.
Bendícenos al comienzo de este año.
Lo iniciamos en tu presencia,
ofreciéndote nuestros mejores deseos.
Haz que todo él transcurra en prosperidad y paz.
Que con tu gracia sea un año de salvación
para nosotros según vamos caminando hacia Ti.
El Señor Jesucristo, principio y fin de la historia,
nos conceda un año
lleno de felicidad.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Julián Escobar.
Enlaces de interés: | Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| …

30 de diciembre. ¡Buscar lo bueno perdido!

Imagen
¡Buscar lo bueno perdido! 
¡Jamás dar por perdido a nadie! Dios quiere la salvación de todos y por TODOS se encarnó y por TODOS murió en la Cruz. Dios llora por cada persona que le da la espalda, que abandona el redil santo de la gracia, de la Iglesia. Deber santo del cristiano es hacer todo lo posible por “traer” hasta Cristo a los que abandonaron las sendas del Evangelio.
¡Si quieres comprender, ama!
El hombre nunca comprenderá del todo a Dios. El hombre no se comprende ni se conoce por completo a sí mismo y quiere comprender a Dios infinito. La corriente eléctrica no la ves, pero si tocas un cable… uf.
- Si ves una sombra… algo debe iluminarla
- Si escuchas el eco… alguien debe haber hablado
- Si ves a un niño… alguien debe ser su progenitor
¡Queremos comprender todo, pero comprendemos muy poco!
- ¿Amas para comprender o quieres comprender primero?
- ¿Amas, aunque no comprendas a la persona que amas?
“¿Qué es una carretilla de tierra? Si llueve encima, un montón de barro; si le da e…

Sagrada Familia. Homilía.

Imagen
“La familia cristiana o puede buscar tan sólo crear en su hogar un ambiente de amor, paz y ayuda mutua. Aunque esto sea lo primero, no debe ser lo único, caería en el egoísmo anti-evangélico. Jesús, María y José se dieron plenamente a la causa del Reino. Los cristianos no sólo se casan por la Iglesia, sino también para la Iglesia y para el mundo, dando testimonio del Evangelio, luchando por hacer un mundo mejor, más humano y más divino, a imagen de la familia de Dios” (Monseñor Iniesta, obispo).
Hoy hay que dar vivas a las familias. ¿No es la familia el sustento de la sociedad? La familia es lugar de equilibrio y crecimiento. Todos sabemos que la vida es una mezcla de alegrías y de tristezas. Pero las alegrías son mayores cuando las compartimos y las tristezas menores cuando tenemos al todo alguien que nos ayuda a superarlas.
Cuando toda va bien, los jóvenes exigen su independencia, dejan el hogar. Pero ante la enfermedad o cuando las cosas se ponen mal, regresan al hogar.
La mano ami…

29 diciembre. ¡Llevar a los demás hasta Cristo!

Imagen
¡Llevar a los demás hasta Cristo! 
Suele decirse que “el que quiere puede” o “poder es querer”. Estos amigos querían la curación del amigo paralítico y no regatearon esfuerzos para conseguirlo. Los verían como ridículos descolgando al paralítico por el agujero de la azotea, pero no les importó. Y si la fe del paralítico era grande en que Jesús lo curaría, la de los amigos que lo llevaron ante Jesús también tenía que serlo. El esfuerzo de estos hombres era bastante más que “no perdemos nada por intentarlo”.
¡Hacerse una de ellas! 
Un cristiano intentaba explicarle a un hindú el hecho y la necesidad de la Encarnación de Cristo. El hindú no entendía cómo Dios querría hacerse hombre.
Caminando, distraídos, el hindú tropezó con un hormiguero. Las hormigas corrían como locas y aturdidas de un lugar a otro. El hindú dijo:
-¿Cómo podría yo decirles a estas hormigas lo mucho que siento el daño que les he causado y que quiero ayudarles?
El cristiano le dijo:
-Teniendo el poder y el deseo de hace…

28 diciembre.

Imagen
“Recorría todas las ciudades y aldeas…” 
Un pueblo, una persona a la que no se le ofrece el Evangelio, a la que no se le habla de Cristo y su Iglesia, es como un “rebaño”, como una “oveja”, sin guía, sin pastor, expuesto a todo tipo de peligros. Jesús nos dice: “Orad para que el dueño de la mies…”. Y el Dueño de la mies te dice a ti: “Haz lo que mi Hijo Jesús te diga”. Y Jesús nos dice: “id y proclamad el Evangelio”.
Un hombre estaba harto de trabajar acarreando leña. Un día la dejó en el suelo, se tumbó y dijo:
-¡Ya estoy harto de trabajar! ¡No me importaría morir!
Nada más decirlo, se le presentó la muerte y le dijo:
-¡Ya estoy aquí! ¿Qué quieres de mí?
-¡Quiero que me ayudes a llevar la leña!
Jesús no se quejaba de proclamar la cercanía de Dios y de hacer el bien.
-¿Eres una persona quejica?
-¿Te cansas de ofrecer el Evangelio a los hombres?
Julián Escobar.
Enlaces de interés: | Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Ví…
Imagen
“¡Alégrate llena de gracia…!” 
Dios habla a través del Ángel, que es la expresión de su cercanía; actúa por medio del Espíritu Santo, y el fruto sería el Salvador. ¿Y la Virgen María? Ella es la expresión de la humanidad que abre su corazón y su voluntad al misterio de Dios. A partir del sí de María el hombre, todo hombre, queda enriquecido por Dios: “El Señor está contigo”.
¿Creemos en el poder de Dios?
Una anciana viaja en avión. El capitán dice por megafonía: «Nuestro motor número cuatro ha quedado fuera de servicio, pero no hay problema, los otros tres funcionan muy bien. También les comunico que tenemos entre nosotros cuatro sacerdotes. La anciana exclama: “¡Mejor que fuéramos con tres sacerdotes y cuatro motores!”».
-¿Dices con el corazón sí a Dios?
-¿Te pareces a la anciana?
Julián Escobar.
Enlaces de interés: | Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

26 diciembre.

Imagen
¡Construir la vida con el amor de Cristo! 
Quien confiese que Jesús es el Señor, sino quiere ser un hipócrita, tiene que ser consecuente y actuar como “discípulo”, aceptando y cumpliendo su voluntad. ¿De qué sirve gritar “Señor, Señor”, si actuamos al margen de sus deseos? Podemos tener un super conocimiento de los Evangelios, ser doctorados en teología, pero si no abrazamos su voluntad, como hizo la Virgen María, ¿entrarás en el Reino de los Cielos?
Cuando Andrés se sentía comer por su enfermedad incurable, decía: “Señor, cógeme de la mano y ayúdame a no hundirme en la desesperación. ¡Tu voluntad siempre por encima de la mía!”.


¿Intentamos imponer a Dios y a los demás nuestra voluntad?¿Vamos contra la voluntad de Dios y de la Iglesia?
Julián Escobar.
Enlaces de interés:
| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Lunes 25 diciembre. Fin Adviento. Feliz Navidad.

Imagen
¡Cosas extraordinarias!
-Un lobo se aproximó al pesebre y le lamió las manos.
-Un puñado de hierba seca le reverenció poniéndose de rodillas, y floreciendo como en primavera.
-Una araña rompió su trampa y dejó en libertad a los insectos prendidos en ella.
-Una planta trepadora se abrió camino en el techo, y se quedó suspendida como una guirnalda sobre la cabeza del Niño.
-Unos ratones se disfrazaron de pájaros y saltando hicieron sonreír al Niño.
Y las personas, ¿qué hicieron?
Unos pastores, sólo unos pastores, fueron a verle y le llevaron leche, requesones y su pobreza.
-¿Qué le vas a ofrecer tú? 
Julián Escobar.
Si lo prefiere puede descargar, para imprimir o editar, el Folleto Adviento 2017

Otros blog del autor: www.sendasparaelcorazon.org

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |   | Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Domingo. Adviento. Lc 1, 26-28

Imagen
En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».

25 de diciembre. Homilía.

Imagen
Dice san Francisco de Sales: como el cristal de un espejo no tendría nuestra vista, si no tuviera por detrás una capaz de estaño o plomo, así la virginidad no podría ser bien contemplada por nosotros en este mundo, si no se hubiese unido a la sagrada humanidad del Salvador. ¡Ya conocemos a Dios de manera visible! Y partir de la Encarnación, Dios, por medio de su Hijo, habla directamente con las personas. “Se dignó bajar a la tierra a conversar con el hombre, como si fuese su hermano”.
Hay un villancico belga que se titula “pastor sorprendido”. Los pastores, que han recibido el anuncio de los ángeles, van a la gruta de Belén llevando sus dones: manteca, miel, queso, leche… Pero uno se presenta con las manos vacías. El villancico le pregunta: “Y tú, pastor, ¿cómo vienes sin nada a adorar al Niño?”. Y el pastor responde: “Yo le traigo mi sorpresa”.
¿No es sorpresa que el que es Creador, se haga Salvador, que Dios se haga hombre, para que el hombre se haga Dios? Pecó el hombre y se hizo …

4º Domingo Adviento. Homilía.

Imagen
Ustedes saben que la palabra “amén”, de raíz hebrea, significa “así es”, “así sea”. Saben que Cristo en el Apocalipsis es denominado “Amén” (Ap 3, 14) ya que es el testigo de la verdad, es la verdad de Dios. Saben que “Fiat” significa “hágase”. “En el momento en que María pronunció la palabra Fiat, sucedió algo más grande que cuando Dios dijo “fiat luz” = “hágase la luz”, en el momento de la creación. ¿Por qué? Porque ahora no se trataba de la luz del sol, sino el Hijo de Dios en carne humana. ¡Fíjense! La Virgen María, lo femenino de la creación, se convierte en portadora de los dones que Dios concede a los hombres.
Y la Vida de la Virgen María resume su vida en cuatro palabras: “Amén” o “Fiat”, y por estas cuatro palabras, Dios es todo un hombre y un hombre todo Dios. Por el “amen” que Dios pronunció en la creación, surgieron estrellas y planetas, montes y mares, plantas y animales y el hombre. Por el “amén” de la Virgen María surge una nueva creación para que “donde abundó el peca…

Sábado. Adviento Lc 1, 57-66

Imagen
“¡Se cumplió el tiempo!”. 
Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: «No, debe llamarse Juan».
Ellos le decían: «No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre».
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran. Este pidió una pizarra y escribió: «Su nombre es Juan». Todos quedaron admirados. Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios...

Viernes. Adviento. Lc 1, 46-56

Imagen
¡Derriba a los soberbios!
María dijo entonces: «Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador, porque el miró con bondad la pequeñez de tu servidora. En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso he hecho en mí grandes cosas: ¡su Nombre es santo!
Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen. Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los soberbios de corazón. Derribó a los poderosos de su trono y elevó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos y despidió a los ricos con las manos vacías.
Socorrió a Israel, su servidor, acordándose de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, en favor de Abraham y de su descendencia para siempre”… 
Los soberbios son ceros, sean como sean, y no depende de ellos sino del lugar que sean colocados. Así, dos ceros disentían cuál de los dos valían más. Uno era alto y delgado, el otro bajo y gordo. Otro cero les dijo: “¡Q…

Jueves. Adviento. Lc 1, 39-45

Imagen
¡A toda prisa!
En aquellos días, María partió y fue sin demora a un pueblo de la montaña de Judá.
Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel.
Apenas esta oyó el saludo de María, el niño saltó de alegría en su seno, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó: «¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme? Apenas oí tu saludo, el niño saltó de alegría en mi seno. Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».
Donde hay amor hay alegría.
Donde hay amor hay generosidad.
Donde hay amor no hay excusas.
Así que la Virgen María, no se quedó contemplando el anuncio del ángel, ni que ya llevaba en sus entrañas al Mesías, sino que éstas cosas santas fueron como alas para volar a ser útil donde la necesitaran. ¿Por qué a veces aparecen los católicos tristes cuando están celebrando la Eucaristía? Jesús, comparó algunas de sus parábolas al reino de los cielos …

Miércoles. Adviento. Lc 1, 26-38

Imagen
¡Dejarse llenar!
En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la virgen era María.
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo» … «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».…
María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho». Y el Ángel se alejó.

Martes. Adviento. Lc 1, 5-9. 11-22. 24-25

Imagen
¡El tiempo de Zacarías!
Un día en que su clase estaba de turno y Zacarías ejercía la función sacerdotal delante de Dios, le tocó en suerte, según la costumbre litúrgica, entrar en el Santuario del Señor para quemar el incienso.
Entonces se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías quedó desconcertado y tuvo miedo.
Pero el Ángel le dijo: «No temas, Zacarías; tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu esposa, te dará un hijo al que llamarás Juan.
… Al cumplirse el tiempo de su servicio en el Templo, regresó a su casa.
Poco después, su esposa Isabel concibió un hijo y permaneció oculta durante cinco meses. Ella pensaba: «Esto es lo que el Señor ha hecho por mí, cuando decidió librarme de lo que me avergonzaba ante los hombres».

Lunes. Adviento. Mt 1, 18-24

Imagen
¡Acoger lo que Dios nos ofrece!
Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no han vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto.
Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo.
Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta:
"La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel", que traducido significa: «Dios con nosotros».
Al despertar, José hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa

Domingo 3ºAdviento. Adviento. Jn 1, 6-8. 19-28

Imagen
“¡Yo soy la voz que grita…!
Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era luz, sino el testigo de la luz.
… Y él les dijo: «Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías».
… «Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen: él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia».

3er domingo Adviento . Homilía

Imagen
¡Estad alegres! 
San Pablo, que sabía mucho de sufrimientos, nos dice: “Estad siempre alegres”. “Siempre” no sólo en los momentos que las cosas salen como nosotros las hemos planificado. Pero, ¿tenemos motivos para la alegría? ¿Qué motivos tenemos? ¿No tiene suficientes motivos para la alegría un cristiano con saber que es un hijo amado de Dios?
-¿Te alegras más por un premio de la lotería que por ser cristiano?
-¿Te alegras más por la belleza de tu esposa que por la bondad de su corazón?
-¿Te alegras más por el poder político, económico u otro, que por ser cristiano?
¿Según vivimos aquí en la tierra viviremos después en el Cielo? Si ahora, aquí en la tierra vivimos de espaldas a Dios, incluso negándolo o mofándonos de Él, ¿qué ocurrirá, si existe, cuando tengamos que presentarnos ante Él? Él nos dice que seamos Luz y amor, pero si vamos por la vida siendo cizaña y apagando la luz de su presencia, ¿qué alegaremos ante Él en nuestra defensa?
¡Sed testigos de la luz!” (Jn 1, 7).
¡Sed t…

Sábado. Adviento. Mt 17, 10-13

Imagen
¡Primero tus obras, luego tus palabras!
Entonces los discípulos le preguntaron: «¿Por qué dicen los escribas que primero debe venir Elías?».
El respondió: «Sí, Elías debe venir a poner en orden todas las cosas; pero les aseguro que Elías ya ha venido, y no lo han reconocido, sino que hicieron con él lo que quisieron. Y también harán padecer al Hijo del hombre».
Los discípulos comprendieron entonces que Jesús se refería a Juan el Bautista.

Viernes. Adviento. Mt 11, 16-19

Imagen
¿Eres neutro?
¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros:
«¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!»
Porque llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: «¡Ha perdido la cabeza!».
Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: «Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores». Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras».

Jueves. Adviento. Mt 11, 11-15

Imagen
¡Oídos para oír y ojos para ver!
Les aseguro que no ha nacido ningún hombre más grande que Juan el Bautista; y sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es más grande que él.
Desde la época de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos es combatido violentamente, y los violentos intentan arrebatarlo.
Porque todos los Profetas, lo mismo que la Ley, han profetizado hasta Juan.
Y si ustedes quieren crearme, él es aquel Elías que debe volver.
¡El que tenga oídos, que oiga!

Miércoles. Adviento. Mt 11, 28-30

Imagen
¡Jesús te invita!
El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: "Dame un plazo y te pagaré la deuda".
Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía.

Martes. Adviento. Mt 18, 12-14

Imagen
¿Buscas lo bueno que has perdido?
¿Qué les parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y una de ellas se pierde, ¿no deja las noventa y nueve restantes en la montaña, para ir a buscar la que se extravió?
Y si llega a encontrarla, les aseguro que se alegrará más por ella que por las noventa y nueve que no se extraviaron.
De la misma manera, el Padre que está en el cielo no quiere que se pierda ni uno solo de estos pequeños.

Lunes. Adviento. Lc 5, 17-26

Imagen
“¡Levántate y anda!”.
Un día, mientras Jesús enseñaba, había entre los presente algunos fariseos y doctores de la Ley, …. Llegaron entonces unas personas transportando a una paralítico sobre una camilla y buscaban el modo de entrar, para llevarlo ante Jesús. Como no sabían por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron a la terraza y, desde el techo, lo bajaron con su camilla en medio de la concurrencia y lo pusieron delante de Jesús.
Al ver su fe, Jesús le dijo: «Hombre, tus pecados te son perdonados».
Los escribas y los fariseos comenzaron a preguntarse: «¿Quién es este que blasfema? ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios?».
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: «¿Qué es lo que están pensando? ¿Qué es más fácil decir: "Tus pecados están perdonados", o "Levántate y camina"? Para que ustedes sepan que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra el poder de perdonar los pecados –dijo al paralítico– yo te lo mando, levántate, toma tu camilla…

Domingo. Adviento. Mc 1, 1-8

Imagen
¡Hay que gritar las cosas buenas!
Comienzo de la Buena Noticia de Jesús, Mesías, Hijo de Dios.
Como está escrito en el libro del profeta Isaías: "Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino.
Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Señor, allanen sus senderos", así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.
Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.
Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:
«Detrás de mi vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo».
Juan el Bautista ofrecía esperanza, ¡Ya está entre nosotros el Salv…

2º Domingo Adviento . Homilía.

Imagen
Nuestro tiempo no es el tiempo de Dios.
Queremos ser “iguales” a Dios, y los que no creen en Él, hacen chistes intentando ridiculizar a Dios.
Un cuento lo demuestra.
Un hombre conversa con Dios. El hombre dijo, “Señor, siempre me he preguntado sobre el tiempo. ¿Cómo son mil años para ti?” Dios le respondió, “para mí mil años son como un segundo”.
El hombre volvió a preguntarle a Dios: “¿Y qué es para ti un millón de euros?”. Dios le dijo: “Para mí un millón de euros es como un céntimo”.
El hombre dice: “Señor, ¿puedes darme un céntimo?”. Dios le responde: “Te lo doy, pero tendrás que esperar un segundo”.
¡Pobre hombre si tiene que esperar un segundo del tiempo de Dios! Por eso san Pedro nos dice hoy que “para el Señor, un día es como mil años, y mil años como un día”. Por eso san Pedro nos pide que seamos pacientes porque Dios es paciente con nosotros.
¡Sed pacientes! Es una virtud muy importante. Significa esperar y sacrificar una satisfacción inmediata por un bien mayor. Ser impacien…

Sábado. Adviento. Mt 9, 35; 10, 1. 2-8

Imagen
¿Andas perdido?
Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia.
Aquí tienes unas notas para saber si andas o no perdido.
-Si eres envidioso por lo que ves y no tienes.
-Si eres pesimista por lo que es y ocurre a veces.
-Si el aburrimiento te domina.
-Si la insatisfacción es tu estado de ánimo.
Jesús se sentía conmovido cuando veía a una persona desorientada, sin rumbo o llena de malicia, suspicacia y sospechando de todos y todo. Los corazones se ganan con amor y no con buenas razones y menos con egoísmos.
-¿Vas perdido por la vida?
-¿La envidia, el pesimismo, la insatisfacción te dominan?
-¿Con qué llenas tu vida?
Julián Escobar.
Si lo prefiere puede descargar, para imprimir o editar, el Folleto Adviento 2017

Otros blog del autor: www.sendasp…

Viernes. Adviento. Lc 1, 26-38

Imagen
¡Una joven excepcional!
El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo».
Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo.
Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».
María dijo al Ángel: «¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones con ningún hombre?».
El Ángel le respondió: «El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios».
María dijo entonces: «Yo soy la servidora d…

Jueves. Adviento. Mt 7, 21. 24-27

Imagen
¿Sobre roca o arena?
No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
Muchos me dirán en aquel día: «Señor, Señor, ¿acaso no profetizamos en tu Nombre? ¿No expulsamos a los demonios e hicimos muchos milagros en tu Nombre?».
Entonces yo les manifestaré: «Jamás los conocí; apártense de mí, ustedes, los que hacen el mal». Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca.
Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena».
Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande».
C…

Miércoles. Adviento. Mt 15, 29-37

Imagen
¡Ser solución, no problema!
Desde allí, Jesús llegó a orillas del mar de Galilea y, subiendo a la montaña, se sentó. Una gran multitud acudió a él, llevando paralíticos, lisiados, ciegos, mudos y muchos otros enfermos. Los pusieron a sus pies y él los curó.
La multitud se admiraba al ver que los mudos hablaban, los inválidos quedaban curados, los paralíticos caminaban y los ciegos recobraban la vista. Y todos glorificaban al Dios de Israel.
Entonces Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: «Me da pena esta multitud, porque hace tres días que están conmigo y no tienen qué comer. No quiero despedirlos en ayunas, porque podrían desfallecer en el camino».
Los discípulos le dijeron: «¿Y dónde podríamos conseguir en este lugar despoblado bastante cantidad de pan para saciar a tanta gente?».
Jesús les dijo: «¿Cuántos panes tienen?». Ellos respondieron: «Siete y unos pocos pescados».
Él ordenó a la multitud que se sentara en el suelo; después, tomó los panes y los pescados, dio gracias, los partió …

Martes. Adviento. Lc 10, 21-24

Imagen
¡Los sencillos son los preferidos!
En aquel momento Jesús se estremeció de gozo, movido por el Espíritu Santo, y dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido.
Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».
Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: «¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven!
¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!».
Todos recordamos a Robinson Crusoe perdido en la isla misteriosa y solitaria. Él comenzó a ver las cosas buenas que tenía. Los demás estaban ahogados, él con vida. Estaba lejos de la sociedad humana, pero tenía comida. Tenía poca ropa, pero no la necesitaba con aquel cl…

Lunes. Adviento.

Imagen
¡Invita a Jesús!
Al entrar en Cafarnaúm, se le acercó un centurión, rogándole: «Señor, mi sirviente está en casa enfermo de parálisis y sufre terriblemente».
Jesús le dijo: «Yo mismo iré a curarlo».
Pero el centurión respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque cuando yo, que no soy más que un oficial subalterno, digo a uno de los soldados que están a mis órdenes: «Ve», él va, y a otro: «Ven», él viene; y cuando digo a mi sirviente: «Tienes que hacer esto», él lo hace».
Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel que tenga tanta fe.
Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos;
Un hombre se cayó en un pozo de arenas movedizas.
Confucio lo vio y dijo: “Tenías que haber evitado lugares como éste”.
Buda lo vio y dijo: “Dejemos que lo que le ocurre a este homb…

1er Domingo Adviento. Homilía

Imagen
Al comenzar el Adviento, Jesús, nos dice que estemos siempre preparados, pues Él vendrá sin previo aviso. ¿Nos encontrará con buenas obras, en paz con Dios y con todas las personas?
Un ejemplo: Un hombre entró por casualidad en una tienda durante un robo. El ladrón le apuntó con su pistola y le dijo que le entregara todo el dinero que llevaba. El buen hombre respondió: “No me asusta que me mate. Acabo de leer el Evangelio, he rezado mis oraciones y no estoy en pecado grave”. El ladrón se paralizó asombrado, y el hombre de 60 años salió de la tienda.
-¿Qué habríamos hecho nosotros? Yo admiro la valentía del buen hombre, pero creo que yo le hubiera dado todo el dinero de mi cartera. Creo que, a mí, por lo menos, nos falta valentía y estar preparados para un buen encuentro con el Señor. Y esto es lo que nos pide el Señor: “Estad vigilantes y preparados”.
¡Sed valientes y controlados!
Valientes para decirle a Dios que le necesitamos y trabajar para controlarnos en esas faltas “menores”, p…

1er Domingo de Adviento. mc 13, 33-37

Imagen
¡Vigílate!
Después les dijo esta otra parábola: «El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa».
Todo esto lo decía Jesús a la muchedumbre por medio de parábolas, y no les hablaba sin parábolas, para que se cumpliera lo anunciado por el Profeta: "Hablaré en parábolas anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo".
Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: «Explícanos la parábola de la cizaña en el campo».
Él les respondió: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre”
Decía Plauto, comediógrafo latino, que “Todos vamos dejando algo nuestro entre las malezas de los caminos sucios: las ovejas, su lana; los hombres, su virtud”.
Así que lo primero que debemos hacer es vigilarnos para no ir perdiendo por los caminos de la vida nada de lo mucho bueno que somos.
¿Y qué nos pueden arrancar por el camino? Pues muc…