Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2019

I Semana de Adviento Sábado (Mateo 9,35-10,1.6-8).

Imagen
“Jesús al ver a las multitudes se llenó de  compasión por ellas, porque estaban maltratadas y abatidas como  ovejas que no tienen pastor” 
“Cuatro son las condiciones que debe reunir el buen  pastor: El amor: fue precisamente la caridad la única virtud  que el Señor exigió a Pedro para entregarle el cuidado de su rebaño. La vigilancia, para estar atento a las necesidades de las ovejas. La doctrina, con el fin de poder alimentar a los hombres hasta  llevarlos a la salvación. Y la santidad; ésta  es la principal de todas las cualidades” (Santo Tomás de Villanueva).
San Buenaventura reza: “¡Oh Jesús, Salvador del mundo, sálvanos,  ayúdanos, oh Señor Dios Nuestro!, reforzando a los débiles, consolando a  los afligidos, socorriendo a los frágiles, consolidando a los vacilantes”... y “¡Alégrate, viendo que Jesús ahuyenta los demonios en la  remisión del pecado, alumbra a los ciegos infundiendo el verdadero  conocimiento, resucita a los muertos al conferir la gracia, cura los enfermos,  san…

I Semana de Adviento Viernes (Mt 9,27-31).

Imagen
Le siguieron dos ciegos  gritando:«¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!». Jesús les dice: «¿Creéis que  puedo hacer eso?». «Sí, Señor». Les tocó los ojos  diciendo: «Hágase en vosotros según vuestra fe». Y se abrieron sus  ojos».
Hay que pedirle al Señor, que nos libres de la ceguera. El mismo San Agustín decía: “ciego y hundido, no podía concebir la luz  de la honestidad y la belleza que no se ven con el ojo carnal sino solamente  con la mirada interior”. Sin  abrirnos a Dios sufriremos ceguera de corazón. “¿Qué soy yo sin ti para mi mismo sino un guía ciego  que me dirijo al precipicio?”.
Dos vistantes de una exposición permanecen parados ante el mismo cuadro. El primero está disgustado: «¡Qué amalgama de colores! ¡y tienen la vergüenza de exponer un cuadro así! El otro parece absorto. Piensa para sí!»: «Qué pena que no consiga entenderlo. Creo que este cuadro lo ha hecho un verdadero artista, pero Yo no lo entiendo. Quizás antes o después se roe artista, pero yo no lo entiendo.…

I Semana de Adviento Jueves (Mt 7,21.24-27).

Imagen
“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de  los Cielos; sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en  los Cielos. ”
En algunos libros antiguos de oración se encontraba a veces la imagen de Jesús jardinero, que ata un pequeño arbol a un palo de apoyo. No lo hace para limitar el crecimiento de la planta, sino para darle estabilidad y fuerza para resistir el viento, para que no se rompa. Este es el sentido de los mandamientos.  El de hacer la Voluntad de Dios como la hizo María la Virgen.
«He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.» Y en aquel instante el Hijo de Dios se encarnó en las purísimas entrañas de María, por obra del Espíritu Santo. Con devoción besan los fieles esa casa, que hoy se halla dentro de un templo en Loreto, en Italia. Según una tradición, los ángeles la llevaron por los aires, primero a Dalmacia, y de allí a Loreto. Saludad a María con la devoción y fervor con que la saludó el ángel, y como la saludó Santa Isabel. Nosotr…

I Semana de Adviento Miércoles (Mateo 15,29-37).

Imagen
Jesús les preguntó: ¿Cuántos panes  tenéis?... Siete y unos pocos pececillos... Y comieron  todos y quedaron satisfechos. De los trozos sobrantes recogieron  siete espuertas llenas”
“¿Qué es lo que queréis o buscáis cuando venís a la Iglesia? ¡ La misericordia!. Practicad, pues, la misericordia terrena y  recibiréis la misericordia celestial. El pobre te pide a ti, y tú le pides a Dios;  aquel un bocado, tú la vida eterna. Da al indigente y merecerás recibir de  Cristo, ya que Él ha dicho: «Dad y se os dará». ¿Cómo te  atreves a esperar recibir si tú te niegas a dar? Por esto, cuando vengáis a la  iglesia, dad a los pobres la limosna que podáis, según vuestras  posibilidades" (San Cesareo de Arles).
Hay un proverbio que dice:
“Con la oración nunca llegarás tarde,
con el ayuno no adelgazarás,
con la limosna no  empobrecerás”

No valen las excusas me de falta de tiempo para orar, 
si ayuno perderé fuerzas,
si doy limosna quedaré más pobre de lo que soy.

DANTE, el poeta insuperable …

I Semana de Adviento Martes (Lucas 10,21-24).

Imagen
«¡Dichosos los ojos que ven lo que  vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon  ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo  oyeron»”
La alegría profunda de la Navidad ¿quién la experimentará mejor? Los humildes, los que  saben apreciar el amor que Dios y los que valoran las pequeñas cosas, como los pastores, una familia pobre que da gracias a Dios por lo que poseen… En  Adviento tenemos que vivir la alegría que el Señor, que trae con su  venida. Si tú no vives esa alegría estás oscureciendo algo de la alegría divina En en cada  Eucaristía te tenemos que mirar hacia el futuro: «mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo».
Un orador de la antigüedad, tuvo que hacer un discurso referente a Felipe de Macedonia; pero no alabó las cualidades de gobierno, ni las dotes guerreras de Felipe, sino que, con voz emocionada, dijo estas palabras: «Basta decir de ti, Felipe, que has sido el padre de Alejandro Magno» También n…

I Semana de Adviento Lunes (Mateo 8,5-11).

Imagen
" Pero el centurión le replicó: "Señor, no soy quien para que  entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado  quedará sano”

‘Señor, no soy digno de  que entres en mi casa, pero mándalo con tu palabra y será sano mi  siervo’…” En cada Misa repetimos esas palabras  antes de comulgar. Y es un gran momento para renovar  nuestra fe, y pedir al Señor la  curación de nuestra alma. Pedirle que participemos de la alegría  de Jesús, porque “Un santo triste es un triste santo” y un cristianos triste es un triste cristiano. El cristiano que vive la alegría de Cristo la comunicará a la Comunidad cristiana y humana. Dice de Lubac, siguiendo la teología  de los Padres: “la salvación ha sido considerada siempre como una realidad  comunitaria”, como vemos en el Centurión, que se ocupa de su siervo,  como vemos en la lectura de Isaias que habla de una «ciudad» (Sión,  Jerusalén) “y, por tanto, de una salvación comunitaria”.

El jefe de una tribu estaba a punto de morir y ll…

I Domingo de Adviento, Ciclo A (Mateo 24,37-44)

Imagen
«Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro  Señor.  porque a la  hora que menos penséis viene...» .
Para recibir a una persona muy querida, disponemos la casa,  cuidamos la limpieza y el arreglo:  Lo primero en la vida  espiritual, hay que aprovechar este tiempo de preparación para disponerlo  todo y responder así al amor divino manifestado en la venida del Señor, sabiendo que Dios nos ama como somos,  como decía San Josemaría Escrivá: “Hemos de adquirir la medida divina de  las cosas, no perdiendo nunca el punto de mira sobrenatural, y contando  con que Jesús se vale también de nuestras miserias, para que resplandezca  su gloria. Por eso, cuando sintáis el amor  propio, el cansancio, el desánimo, el peso de las pasiones,  escuchad al Maestro; porque, mientras vivamos, nos acompañarán siempre las debilidades personales” (Amigos de Dios, 194).
Alejandro Magno no es un santo del calendario, pero sí es uno de esos iconos de la historia de la humanidad al que se le atribuyen…