3 de Febrero de 2018. Sábado.

 Imagen de 1.bp.blogspot.com
Solía el príncipe de Baviera, Cristóbal, orar en el templo de Blutenburgo. Saliendo un día de la iglesia le rodearon los campesinos. Amablemente les ofreció sus servicios.
- Ya me habéis dado – le dijo un anciano labrador – lo que más podía desear.
- Que ya te he dado... ¿qué cosa?
El anciano respondió:
- Tengo un hijo que siguió mucho tiempo el mal camino. Fueron inútiles mis ruegos y reconvenciones, pero un día os vio entrar en la iglesia y os siguió intrigado. Os observó cuando rezabais y desde entonces ha cambiado favorablemente.
Magnífica forma de apostolado.
- ¿Pueden decir de usted lo mismo?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?