Al Cristo del Sagrario

Palabra de Dios

Jn 10,1-10. Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da la vida por sus ovejas; pero el que trabaja solamente por el salario, cuando ve venir al lobo deja las ovejas y huye, porque no es el pastor ni son suyas las ovejas.
***
¿Dónde estás? Te grité aquella mañana temblando de dolor, desesperado, y mi tristeza se elevó hecha grito, en la tranquila paz de tu Sagrario. ¿Dónde estás? Volví a gritar. ¡No puedo soportar este silencio! ¿Dónde estás, mi Señor? ¡Te estoy buscando!
¡Aquí estoy! gritaste. Y un mendigo cubierto con harapos me vino visitar en mis recuerdos. En su mano tendida había tristeza, en su mirada mucho de cansancio, caminando las calles de la vida. ¡Cuántas veces sin verlo lo he cruzado!
¡Aquí estoy! repetiste con más fuerza. Y recordé aquel niño abandonado que acurrucado en el banco de una plaza encontré esta mañana tiritando. Aunque era niño descubrí en sus ojos la dolida mirada de un anciano cansado ya de haber visto todo, aunque había vivido pocos años.
¡Aquí! Gritaste nuevamente. Y vino a mi memoria la cama del enfermo abandonado, el jadeante respirar del perseguido, el llanto sordo del desheredado. El hambriento en los escombros del mercado buscando mitigar su hambre de siglos en los restos que otros hombres despreciaron.
Y, cuando bien puedas amarlos, me encontrarás aquí, en el Sagrario. Yo te estaré esperando.
¿Le culpas a Cristo de tus fallos?

¿Quieres que Cristo te escuche cuando le cierras tus oídos a tus prójimos?
Julián Escobar.


Folleto completo Pascua de Resurrección, disponible en el blog

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?