No importan los nudos

Palabra de Dios

Jn 6,52-59. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mí.
***
Contaba un viejo rabino; "Cada uno de nosotros está unido a Dios por un hilo. Cuando comente una falta, el hilo se rompe. Pero al arrepentimiento de la falta, Dios hace un nudo en el hilo. Entonces el hilo se acorta. Y el pecador está un poco más cerca de Dios. Así, después del arrepentimiento de cada pecado, de nudo en nudo, nos vamos acercando siempre más a Dios. Resulta entonces que cada pecado hace acortar la cuerda anudada y acerca más rápidamente el corazón a Dios.
¿Eres un hilo roto?

¿Estás cerca o lejos de Dios?
Julián Escobar.


Folleto completo Pascua de Resurrección, disponible en el blog

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?