El escultor en la cantera

Palabra de Dios

Jn 16,20-23ª. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría.
***
Un escultor fue a las canteras de mármol en Carrara (Italia), y miraba entre los bloques como si buscase alguna cosa. Le preguntaron qué buscaba. Y contestó: "La imagen de un santo". Riéndose le decían: "Si quiere ver un santo, vaya a la iglesia". El escultor se sonrió, pero prosiguió buscando y volviendo a buscar. Al fin, ante un bloque dijo: "Ahí se esconde". Adquirió el bloque, lo hizo enviar a su taller de Roma y, al poco tiempo, de aquella masa informe había salido, como por magia, la estatua de un santo, perfectísima. Así como un escultor puede convertir cualquier trozo de mármol en una estatua y un tallador puede sacar una figura de cualquier pedazo de madera, de todo hombre puede formarse un santo, pues el amor a Dios y a los semejantes es asequible a todo espíritu humano. Decía San Buenaventura: "El amor a Dios no es privativo de algunas personas privilegiadas; una sencilla mujer aldeana puede querer tanto a Dios como el sabio más ilustre". Y por esto vemos que han habido santos de todas las categorías y rangos sociales.


¿Eres el escultor de ti mismo?
¿Le pides a Dios que te modele? 





Julián Escobar.


Folleto completo Pascua de Resurrección, disponible en el blog

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?