Porque estaban dañadas

Un lector asiduo de las crónicas escandalosas que atacan a la Iglesia murmuraba constantemente de los sacerdotes católicos. Su vecino, un jardinero que ya estaba de chismografías hasta las narices, le llevó un día al jardín, donde había un manzano, y le enseñó la fruta caída que había en el suelo.
-         ¿Ves estas manzanas? ¿Por qué han caído?
-         Porque estaban dañadas.
-         Pues bien: si debajo de mi árbol hay algunas frutas dañadas, ¿crees tú que también han de serlo las otras y que el manzano no vale nada? Créeme, amigo, en toda sociedad hay miembros malos. La Iglesia es la sociedad más grandiosa que hay en el mundo: un árbol maravilloso. Pero no hay que juzgarla por los frutos caídos, sino por los que quedan en el árbol. Como en una misma familia, hay buenísimos y hay alguno regular.

-         ¿Usted es bueno o regular?

-         ¿Es usted un criticón?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma

8 de noviembre de 2021