San Agustín y el niño de la playa.

Palabra de Dios

Jn 17,20-26. Padre santo, no sólo por ellos ruego, sino también por los que crean en por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí, y yo en ti, que ellos también lo sean en nosotros, para que el mundo crea que me has enviado.
***
Se cuenta de San Agustín la siguiente anécdota.
Pasó varios días y noches meditando el misterio de la Santísima Trinidad, con la creencia de que podría llegar alguna vez a darse una razón de ella, cuando una mañana, paseando a lo largo de la playa, tropezó con un muchacho que tomaba agua del mar con una concha y la llevaba a un hoyo que había hecho en la arena: Se detuvo a mirarle San Agustín y le preguntó: “¿Qué haces aquí, muchacho?” Respondió el niño:
“Quiero trasladar toda el agua del mar a este agujero. San Agustín sacudió la cabeza con sorpresa y le dijo: “Pero muchacho, ¿no ves que esto es imposible?” Respondió el niño: “Antes sucederá que yo traslade toda el agua del mar a este agujero, que tú consigas penetrar con tu mente el misterio de la Santísima Trinidad.” Tan imposible es, pues, comprender la infinidad de Dios con nuestra limitada inteligencia, como encerrar el inmenso océano en un pequeño recipiente.

¿Te repele lo que no comprendes?

¿Aceptas los misterios?
Julián Escobar.


Folleto completo Pascua de Resurrección, disponible en el blog

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?