24 de Julio de 2018. Martes Las oraciones de una madre llegan al Cielo.

Santa Mónica es la madre de San Agustín. Ella lloraba y rezaba porque su hijo Agustín saliera de los caminos del pecado y de las sectas. Agustín dejó Cartago y partió hacia Roma. Las oraciones y lágrimas de su madre, Mónica, se intensificaron rogándole que se quedara, pero él la engañó y se fue a Roma. En Roma Dios usó a san Ambrosio para convertir a san Agustín. “¡Dios no permite que un hijo de tantas oraciones y lágrimas se pierda!”.
El Cielo está abierto a cualquier oración y más a la de las madres.
- ¿Confía usted en que Dios siempre escucha sus oraciones?
- ¿Es usted perseverante en sus oraciones?

Julián Escobar.


Enlaces de interés:

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?