5 de Julio de 2018. Alguien rogó al Profeta

“Un rey rico y refinado mandó construir en su palacio una habitación sorprendente: de cada pequeño mosaico de su suelo surgían hasta el techo, tensas cuerdas, como de arpa, de distinto grosor. El abría inquieto las ventanas y el aire hacía vibrar una serie de cuerdas, produciendo sonidos siempre distintos. Pero por más que aquel rey intentaba nuevas y nuevas combinaciones, siempre eran limitadas aquellas melodías. Sus mismas ropas ampulosas rozaban y acallaban sin querer las cuerdas, frustrando así la armonía deseada.
Y cuentan que, viejo ya su cuerpo, el rey abandonó triste su palacio, lacayos, riquezas, ropas... y su corazón, aún joven, se dejó sorprender por los arroyos, las flores, las sonrisas, las lágrimas... Y lloró, por vez primera, de alegría porque infinitas cuerdas le resonaron por dentro”.
 K. Gibran, El Profeta.



Enlaces de interés:

| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?