27 de Agosto de 2018. Lunes Pacientes.

Pensaba que mi vida no estaba bien, hablé entonces con Dios y:
- Me quejé de lo que me salió mal en el trabajo, pero no agradecí mis manos para trabajar.
- Me quejé de tener que soportar el ruido de mis hermanos, pero no agradecí por tener una familia.
- Me quejé cuando no había lo que más me gustaba para comer, pero olvidé agradecer por tener que comer.
- Me quejé por mi salario, cuando miles ni siquiera tienen uno.
- Me quejé porque no apagaban la luz de mi cuarto al buscar unos libros, pero no pensé en que muchos no tienen hogar donde tener las luces encendidas.
- Me quejé por no poder dormir 10 minutos más, olvidando a quienes darían todo por tener su cuerpo sano poder levantarse.
- Me quejé por tener que trabajar al día siguiente, olvidando que muchos no tienen trabajo que les permita llevar sustento a su familia.
- Me quejé porque mi madre me reprendía, cuando millones desearían tenerla viva para poder honrarla y abrazarla.
Dios me mostró en aquel momento la verdad y entonces comprendí lo ingrato que había sido con El, y comencé a agradecer por las cosas que había olvidado, y aún más aquellas por las que tanto me quejaba.
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?