4 de Agosto de 2018. Sábado ¡Fragancia y rosas!

Cuenta una leyenda antigua…
Un monje descubrió la corona de espinas que los soldados pusieron en la cabeza de Cristo. Estaba cubierta de sangre. El monje la llevó y la puso sobre un altar del templo. La gente la miraba con dolor porque les recordaba la crueldad de los pecados, sus propios pecados. En la mañana de Pascua, a la salida del sol, el monje entró en el Templo para retirarla, pero… de cada espina había brotado una rosa y con una fragancia extraordinaria. Ahora sabía que la venganza del pecado, Jesús la había convertido en perdón, la desesperación en esperanza.
- ¿Cree que la sangre de Cristo todo lo purifica?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?

9 de mayo de 2020

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua