10 de Septiembre de 2018 ¡Despertar el alma!

El héroe de Goethe, Fausto, tiene el alma rota, ya está a punto de beber la copa llena de veneno..., pero el teñido de la campana parroquial se la quita de la mano. Y es que el que ha vivido en su niñez el amor de su madre y el de la Iglesia no podrá borrar por completo de su alma lo bueno y santo, incluso las plegarias olvidadas, volverán vivas a su mente. ¡Lo mamado de niño permanece para siempre en el alma! Lo que aprendemos de niño puede ser lo que nos salve siendo adultos.
- ¿Vive en tu alma lo que tu madre te enseñó?
- ¿Vive en tu alma lo que la Iglesia te enseñó?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?