3 de septiembre de 2018 La alegría es necesaria.

Frederick Faber (1814-63) catedrático de la Universidad de Oxford, fue ministro anglicano y se convirtió al catolicismo con el que más tarde sería el cardenal Newmann. El padre Faber comprobó que cada vez había más personas en el Reino Unido que teniéndolo todo –eran los dueños del mundo– padecían hipocondría, o sea la acción caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso, y vivían con melancolía y con tristeza habituales. El padre Faber fue de los primeros que escribieron sobre la necesidad de la alegría:
1. «La alegría es uno de los elementos más importantes de la vida espiritual.
2. Muchos que se detienen en el camino de la vida espiritual o de su vocación es porque les falta alegría.
3. La alegría es el ambiente de todas las virtudes heroicas.
4. La alegría nos enseña a ser amables, cariñosos, buenos, serviciales con los demás.
5. La alegría es lo primitivo, lo original, lo eterno. El dolor es un estado transitorio...
6. La redención fue destinada a devolver la alegría y a recuperar los derechos hereditarios. ¿Cuál es el fin de la creación sino la participación de la alegría de su Señor?
7. La redención es, por lo mismo, un segundo efluvio de alegría.
8. ¿Qué es la visita de Dios sino júbilo, alegría? El hombre más feliz, el más grande, el más semejante a Dios, es aquel que ha añadido una alegría única y verdadera al capital de felicidad que disfruta el mundo».
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

9 de mayo de 2020

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua