19 de febrero de 2019

¡Cuidado con la ira! San Juan Clímaco comparaba al hombre airado con el epiléptico: no se puede razonar con él hasta que no pasa la explosión del cortocircuito que le trastorna. Además la explosión de la ira es señal de la debilidad de carácter. La oración de una persona iracunda sería: “Te doy gracias, Señor, porque no te necesito, porque me hago justicia yo sólo”. San Pablo dice: “No se ponga el sol mientras estéis airados”. Cuando sientas que te vas a volver como un volcán en erupción, bebe agua y mantenla en la boca, o cuenta hasta cien.
- ¿Sabes controlarte en los momentos de ira?
- ¿Qué haces para controlarte?
- ¿Caes en la ira fácilmente?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?