30 de marzo de 2019. ¿Una o dos naturalezas?

Lucas 18, 9-14 Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: "¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano." En cambio, el publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy pecador!" Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquel no. 

Eutiques fue abad de un monasterio de Constantinopla. Hacia el año 448 dijo que Dios poseía una sola naturaleza, la divina, porque la humana se había disuelto en ella como una gota de agua en un vaso de vino. Por esta razón los seguidores de esta herejía fueron llamados monofisitas (de las palabras griegas mono fysis, «una naturaleza»). San León Magno, que era Papa entonces, dirigió a Flaviano, obispo de Constantinopla, una carta en la que demostraba claramente la existencia en Cristo de dos naturalezas, la divina y la humana. Esta carta se leyó en 451 en el concilio de Calcedonia y los seiscientos obispos que se hallaban presentes exclamaron: “Pedro ha hablado por boca de León. Que sea excluido de la Iglesia el que profese otra fe.”.
Este hecho demuestra la autoridad que desde los primeros tiempos tuvo el obispo de Roma.
- ¿Qué valor da usted a las palabras y escritos del Papa?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?