Ser testigos de su presencia. Sábado 27 abril.

«... les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón … ».

Dos amigos alemanes, Alberto Durero y Franz Knigstein, luchaban para convertirse en artistas. Como apenas disponían de fondos para asistir a la universidad, decidieron que uno de ellos buscara un empleo y subvencionara al otro hasta que éste completara sus estudios. Entonces, éste último vendería sus cuadros para pagar la educación del otro.
Echaron a suertes para decidir quién iría primero a la universidad. Durero fue a las clases y Knigstein se puso a trabajar. Durero resultó ser un genio. Después de haber ganado bastante dinero con la venta de sus cuadros, volvió para cumplir su parte en el trato. Sólo entonces comprobó, con dolor, el alto precio que había tenido que pagar su compañero. Los delicados y sensibles dedos de Knigstein habían quedado estropeados. Tuvo que abandonar su sueño artístico, pero no se arrepintió de ello, sino que se alegró del éxito de su amigo.
Un día, Alberto sorprendió a Franz de rodillas y con sus nudosas manos entrelazadas en oración. Inmediatamente, el artista delineó un esbozo de las «Manos Orantes». Hoy, las galerías de arte exhiben muchas obras de Alberto Durero, pero las «Manos Orantes» es la favorita de la gente. Esta pintura ha sido reproducida millones de veces, por el mundo entero, comunicando esta emocionante y elocuente historia de amor, sacrificio, trabajo y gratitud.
Mirad mis manos... ¡y creed! Juan 20, 27
Cristo está presente en las llagas de la humanidad que sufre. ¿Tienes fe profunda, para reconocer, en ellas, a Cristo?
Creer en la resurrección
no es un apéndice de la fe cristiana:
es la misma fe cristiana. J.S. Whale
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?