27 de mayo de 2019 Hallarle en su Palabra.

El novelista ruso, Fedor Dostoievski, era joven cuando Rusia condenaba a la gente a las prisiones de Siberia. Resultó estar implicado en un complot contra el gobierno, por lo que fue arrestado y llevado ante el pelotón de fusilamiento. Sin embargo, en el último momento, el zar le perdonó la vida y lo condenó a cuatro años de prisión en Siberia.
Ante la puerta de la prisión se encontró con las esposas de los deportados, una de las cuales puso en sus manos un libro y le susurró que lo leyera cuidadosamente. Al entrar en su celda, descubrió que era una Biblia. Hojeó sus páginas y, entre ellas, descubrió un billete de 25 rublos. Esto le procuraría algún alivio.
Pero Dostoievski descubrió más que dinero. Al ser la Biblia el único libro que tenía, descubrió a Dios. Todos los libros que después escribió están llenos de la Buena Nueva.
La palabra que sale de mi boca no regresa a mí vacía. Isaías 55, 11
¿Hay algunas citas que te hayan inspirado especialmente durante diferentes épocas o situaciones o crisis de tu vida?

Todo el mundo y todas las criaturas no serán para ti más que un libro abierto y una Biblia viva, en donde, sin que nadie te enseñe, podrás estudiar la ciencia de Dios y conocer su voluntad. Sebastián Franck
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?