27 de junio de 2019

Cuentan que un fraile llevó durante tres años en su boca una china hasta que aprendió a guardar silencio. ¡Qué bueno y beneficioso es saber guardar silencio! ¿Estás enfurecido/a? ¡Silencio, silencio! Las palabras que digas desde ese estado de “enfado” o “cabreo” pueden ser tan hirientes que te hagan sangrar a ti y a la persona que se las dices.
“¡Cuando me enfado o me enfadan, pierdo el control, no sé ni lo que digo, aunque luego me arrepiento!”. ¿Es usted uno/a de los que dicen esto?
Es como si a usted le clavaran un puñal y luego le dijera el agresor: “¡Lo siento, lo siento!”. Sentirlo está bien, no herir a nadie es lo bueno, lo correcto. Antes de hablar desde el enfado cuente treinta o mejor llénese la boca de agua y manténgala en ella.
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?