1 de julio de 2019

Tus disputas familiares, y toda disputa, tiene su origen en el egoísmo, que es la raíz del pecado. Tenlo siempre presente: a mayor presencia de Dios en tu vida, menor egoísmo. A menos presencia de Dios, mayor presencia del egoísmo. Amar a Dios es tenerlo en las retinas de los ojos y así nunca verás enemigos.  Tu esposa/o, tus padres, tus amigos, lo que más necesitan es que les prestes atención. Que salgas de ti para estar en ellos y que les dejes entrar en ti para que sean parte de ti. Hay una expresión de Federico Yerma, que dice: “¿Qué creéis, que tener un hijo es como tener un ramo de rosas?”. Tener un hijo, tener un esposo/a, ser cristiano de vida y no sólo de bautismo, es: ¡Amar, amar y amar! “Sois buenos cuando os esforzáis en dar de vosotros mismos” (K. Gibran).
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?