21 de agosto de 2019

Marco Agripa levantó un templo espléndido en Roma con el nombre de Panteón y amontonó en él todos los dioses de los países conquistados. ¡Un museo de ídolos!
Un día, a principios del siglo IV después de Cristo, llegaron a Roma cristianos venidos de tierras lejanas. Ese pequeño grupo de cristianos entró en el Panteón. No comprendían que una potencia como era la romana y una ciudad como Roma fueran tan idólatras. Uno de ellos sacó del pecho un pequeño crucifijo. ¿Qué pensó? Que caminamos entre ídolos, pero si uno lleva a Cristo será un cristiano sin ídolos. El mundo es un Panteón de ídolos. ¿Adoras sólo a Dios o eres esclavo de ídolos?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?