27 de agosto de 2019

Las primeras palabras de cada mañana deberían ser:
Señor, no se haga mi voluntad, sino la tuya” y las últimas del día: ¿“Señor, he hecho tu voluntad o la mía” o la voluntad cerril de algún pseudoamigo, o la que en cada momento me pedían mis instintos? Aunque el que más se opone a hacer la voluntad de Dios es uno mismo. Durante la guerra mundial se decía: “La fuerza a sus manías y caprichos. ¡Hágales la guerra! Sino ellos le vencerán y… ¿quién podrá convivir con usted?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?