29 de agosto de 2019

En una pequeña ciudad de provincia encontré un día por la calle a un niño que lloraba a voz en cuello. Durante largos días había trabajado en hacer una hermosa cometa, la había adornado, pegado… y cuando ya quiso soltarla, se le quedó prendida en un hilo telegráfico. La hermosa cometa se agitaba impotente bajo el soplo del viento sobre el hilo, se iba destrozando, y el niño lloraba al pie del poste telegráfico por aquel trabajo hecho con tanto esmero y solicitud.
Dios nos ha creado para “volar” hasta el cielo, hacia la perfección y santidad, pero una gran mayoría prefiere ser aves de corral, vivir enjaulados, en granjas. ¿Es usted uno de ellos?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?