22 de octubre de 2019

«Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los  encuentre en vela; os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la  mesa y los irá sirviendo»” (Lucas 12,35-38). 
Prestos a la  acción y preparados para servir día y noche. ¿Estoy yo preparado para  servir en todo instante, en todo momento? 
¿Estoy siempre a punto de recibir a Jesús?  "El Señor Viene" de muchas maneras: en su Palabra, propuesta cada día, en todo hombre que necesita de mí, en esas personas que parece son inútiles, que me fastidian, que no hacen más que incordiar y quejarse, en la Iglesia y lo que me propone, en los acontecimientos, "signos de los tiempos", en mis alegrías y mis penas.
¡Dichosos!  ¡Dichosos todos los que soportáis a esas personas que atendéis y no os lo agradecen! Un japonés que murió en el sótano de un hospital cuando el tsunami arreglando la  electricidad, dando la vida para la salvación de muchos,  encontró a  Jesús ahí, sin conocerle, porque "lo que hacemos a los demás a Él se lo hacemos"
Igual que Cristo hizo caer el muro divisorio entre Israel y el resto  de la humanidad, igual que en Berlín cayó felizmente el muro que separaba  el Este del Oeste, tal vez tendrán que desaparecer más muros en nuestra  vida personal o comunitaria, para ser servido un día por el Señor.
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?