Homilía domingo 26 de Enero

Mt 4, 12-23
¿Dónde se celebran los grandes acontecimientos? En las ciudades más pobladas e importantes. Así es y así ha sido. Pero… pero así no piensa ni actúa Dios. El acontecimiento más grande de la Historia Humana tuvo lugar en una aldea llamada Belén (casa de pan) y la prolongación de ese acontecimiento en un pequeño pueblo de pésima fama: Nazaret (mirador, flor = la flor de Galilea) y de Israel, el territorio más paganizado hasta el punto de ser llamada despectivamente: “Galilea de los gentiles”.
Jesús respeta los pasos y tiempos marcados por el Padre, y la voluntad del Padre es empezar a ser LUZ para los más alejados. La misión de Jesús, y hoy la de todos los cristianos, fue misionera y universal. Ésta es la Misión de la Iglesia, hacerse presente en el Mundo.
Los rabinos de la época de Jesucristo, abrían escuelas, y allí esperaban y recibían a sus discípulos. Jesús, en cambio, sale a buscarlos por los pueblos y aldeas, y les predica y enseña en cualquier parte. ¿Por qué no seguimos el ejemplo de Jesús? ¿Por qué no quedamos en los templos a que las personas vengan? ¿Por qué no salimos a las plazas y calles a anunciar el Evangelio?
Muchos sacerdotes y seglares se excusan diciendo que los tiempos son malos, que la sociedad está semipaganizada, que muchos son anti-católicos… etc. ¡No caben excusas! Más paganizada estaba Galilea y Jesús la escogió para estrenar su predicación: “El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande”.
Empecemos la Nueva Evangelización con una sonrisa:
“Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho. Enriquece a los que la reciben, sin empobrecer a los que la dan; no dura más que un instante, pero su recuerdo es a veces eterno. Nadie es suficientemente rico para no necesitarla.
Nadie es tan pobre que no pueda darla.
Foja la felicidad del hogar.”
El corazón de las personas tiene sed de Dios, porque Dios es Amor. Y es muy importante que los Sacerdotes y laicos cristianos anuncien el Evangelio, pero comenzando con una sonrisa.
Si hablas del amor de Dios y de que Dios es amor y que Jesús nos ha salvado, pero lo haces con tristeza, nadie te creerá, y a lo mejor es que tú no estás muy convencido.






Julián Escobar.

Si lo prefiere puede descargar las homilías de d. Julián en formato PDF o DOC.


Enlaces de interés:
| Hoja Hoy Domingo de la Archidiócesis de Madrid (+Leer) |
| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

9 de mayo de 2020

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua