Homilía Domingo 1 Cuaresma.

Mt 4, 1-11
“Al Señor, tu Dios adorarás y a Él sólo darás culto”.
En tiempos de Cuaresma, en los primeros tiempos, en Roma se organizaba una gran procesión compuesta por tres grandes grupos de cristianos.
a) El grupo de los catecúmenos, los que se estaban preparando para recibir el bautismo en la noche solemne del sábado santo para resucitar a la vida de gracia en el mismo día que Resucitaba Cristo.
b) El grupo de penitentes, los que habían pecado pública y gravemente y buscaban el perdón de Dios y su reconciliación con la Comunidad-Iglesia y que durante la Cuaresma cumplían la penitencia por sus pecados.
c) Los cristianos que, a pesar de sus muchas deficiencias, no habían quebrantado o traicionado gravemente la Ley de Dios y la vida de la Iglesia e iban pidiendo a Dios la gracia de la perseverancia.
Los tres grupos iban presididos por el Papa y el clero, que vestidos de ceniza y ropas sencillas, como parte de la Humanidad pecadora, invitaba y hacían penitencia.
Tan enemigo es Satanás de Dios y del hombre que se obceca en su empeño de hacer caer hasta al mismo Hijo de Dios. ¿Y cómo tienta a Jesús?
1. Hay hambre, así que le ofrece convertir las piedras en panes. Si Jesús, poco después, convierte el agua en vino, ¿por qué no piedras en panes? Porque Jesús hubiera claudicado de la obediencia a Dios a la obediencia o invitación de Satanás.
2. En el alero del Templo, ante la multitud que rezan y ofrecen sacrificios, el Maligno le instiga a que de un espectáculo asombroso arrojándose para que todos vean como los ángeles le socorren. ¿A quién no le gusta ser aplaudido?
3. En una visión cinematográfica, el Diablo le pasa los reinos del mundo, y además diciéndole una mentira: “Todo esto que es mío te lo daré si me adoras”. Solo Dios es creador y dueño. El diablo se hace una “apropiación” indebida. ¡Todo le parece bien con tal de salirse con la suya! Él es el príncipe de la mentira.
Tres tentaciones que se prolongan a lo largo de la historia. Tres tentaciones que sufre toda persona incluidos los cristianos que forman la Iglesia visible. Como Adán y como Cristo, todos somos tentados. Adán cayó en la trampa, Cristo no. ¿A quién de los dos imitamos?






Julián Escobar.

Si lo prefiere puede descargar las homilías de d. Julián en formato PDF o DOC.


Enlaces de interés:
| Hoja Hoy Domingo de la Archidiócesis de Madrid (+Leer) |
| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

9 de mayo de 2020

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua