Homilía domingo 23 de Febrero.

Mt 5, 38-48
“No hagáis frente al que os agravia”
Ya no vale el “ojo por ojo, diente por diente”, pero lo curioso es que a casi todo el mundo les parece normal ese principio. ¡Seguimos pensando con mentalidad del A.T.!
Buda dijo: «Cuando ladrones y asesinos os aserrasen un miembro tras otro y os encolericéis en vuestro corazón… incluso en este caso debéis actuar de esta forma:

  • No queráis pensar nada injusto
  • No dejéis escapar ninguna palabra mala
  • Manteneros amables y compasivos
  • Con buen corazón
  • Sin odio oculto
  • Imponeros a esos malvados con buenos sentimientos»

Así se portan los mártires y añaden a todo eso el amor, el hacer el bien y el rezar por los enemigos y los asesinos. ¡Es el mandado de Jesucristo! No solo aguantar sin rencor la maldad, sino amar, hacer el bien y rezar por quienes martirizan y matan.
Seguimos pensando con el A.T.
Cuando un niño llega del colegio y cuenta a sus padres que le han pegado, ¿qué consejo le dan sus padres? “¡Defiéndete, pégale tú también, no seas tonto!”. Aquí tienen la ley del “ojo por ojo…”. Está bien que el niño se defienda, pero no a puñetazo limpio. Jesús también le preguntó al criado que le dio una bofetada: “Si he hablado bien, ¿por qué me pegas?”
En física hay una ley que dice: “a toda acción le corresponde una reacción igual y contraria”. Con esta ley llegaríamos a:

  • Ajusticiar a los asesinos
  • Confiscar los bienes adquiridos con corrupción
  • Asesinar a los invasores…

¡Todo lo contrario de lo que nos dice Cristo! Entonces, ¿hay que aguantarnos, resignarnos, ante el mal? ¡No!
Los padres de la Iglesia tienen esta parábola sobre la humildad.
Los cedros dijeron a las rosas silvestres: “Sois pequeñas y débiles y, sin embargo, las tempestades no os destrozan, mientras que nosotros somos grandes y las tempestades nos desenraizan”. Las rosas le respondieron: “Nosotras, cuando llega la tempestad y el viento fuerte, nos balanceamos de una parte a otra, en cambio, vosotros, os oponéis al viento”.
El iracundo, el violento, el que insulta es un viento dañino que casi siempre va buscando a quien arrancar de raíz. Ya lo dice el refrán: “El mejor desprecio es no hacer aprecio”.
“No te pares a apedrear a los perros que te ladran en el camino”.
Julián Escobar.

Si lo prefiere puede descargar las homilías de d. Julián en formato PDF o DOC.


Enlaces de interés:
| Hoja Hoy Domingo de la Archidiócesis de Madrid (+Leer) |
| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

9 de mayo de 2020

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua