9 de marzo de 2020

Evangelio (Lc 6,36-38) 
Dad y se os dará. 
El Evangelio de Lucas lo podemos reducir a dos puntos: misericordia y justicia. En primer lugar, la consigna de Jesús: si nuestro Padre del cielo es misericordioso, nosotros, como hijos suyos, también lo hemos de ser. Y el Padre, ¡es tan misericordioso! Ya no vale la “ley del talión”, la rechazada por Jesús («Ojo por ojo, diente por diente»).  «No juzguéis y no seréis juzgados»; «No condenéis y no seréis condenados». «Perdonad y seréis perdonados»; «Dad y se os dará».  Hagamos un valiente y claro examen de conciencia: si en materia familiar, cultural, económica y política el Señor juzgara y condenara nuestro mundo como el mundo juzga y condena, ¿quién podría sostenerse ante el tribunal? Si el Señor nos perdonara como lo hacen ordinariamente los hombres, ¿cuántas personas e instituciones alcanzarían la plena reconciliación?
Preguntémonos: cuando doy, ¿doy bien, doy mirando lo mejor, doy con plenitud? 
Una princesa invitó a comer a todos los súbditos que vivían alrededor de su castillo. Una vez sentados les fue sirviendo, a unos pan duro, a otros unos céntimos, a otros fruta medio podrida. ¿Qué era esto? Eran las cosas que ellos mismos, el día anterior, habían dado a un mendigo que había llegado a la aldea. El mendigo había sido la misma princesa que quería saber qué clase de súbditos tenía.
¿Te pareces tú a ellos o eres generoso?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

21 de Enero de 2018. Domingo. ¿Qué es lo que usted más valora?

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua

9 de mayo de 2020