18 de mayo de 2020

Lunes VI de Pascua
Evangelio (Jn 15,26- 16,4
Cuando venga el Paráclito, (...) el Espíritu de la verdad, (...) Él dará testimonio de mí. 
Jesús habló así a sus discípulos:  también vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio. 

No se puede decir que san Juan, por sus escritos, fuera pesimista: nos hace una descripción victoriosa de la Iglesia y del triunfo de Cristo. Tampoco se puede decir que él no hubiese tenido que sufrir las mismas cosas que describe. No esconde la realidad de las cosas ni la substancia de la vida cristiana: la lucha. Una lucha que es para todos, porque no hemos de vencer con nuestras fuerzas. El Espíritu Santo lucha con nosotros. Es Él quien nos da las fuerzas. Es Él, el Protector, quien nos libra de los peligros. Con Él al lado nada hemos de temer. Juan confió plenamente en Jesús, le hizo entrega de su vida. Así no le costó después confiar en Aquel que fue enviado por Él: el Espíritu Santo.
Escribió el célebre físico ROBER MAYER:“La fe en la vida eterna del alma fue lo que de verdad me con soló cuando tuve la mano fría de mi madre moribunda entre las mías.”

En la adversidad una persona se salva 
por la esperanza en la vida eterna.
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

9 de mayo de 2020

24 de abril de 2020 Viernes II de Pascua