10 de diciembre de 2020

No habites esta tierra como un mero inquilino, o como el que por una temporada se va a vivir al campo.

Vive en el mundo como si fuera la casa de tu padre.

Confía en las semillas, en la tierra, en el mar; pero, ante todo, confía en el hombre.

Ama a la nube, a la máquina, al libro; pero, ante todo, ama al hombre.

Duélete con la rama que se seca, con el planeta que se apaga, con el animal herido; pero, ante todo, combate las penas del hombre.

Que todos los bienes terrenos te colmen de alegría, que la sombra y la claridad te colmen de alegría, que las cuatro estaciones te colmen de alegría, pero que sea el hombre el que, ante todo, te colme de alegría.

- ¿Eres sembrador de esperanza?

- ¿Eres sembrador de sonrisas?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

9 de mayo de 2020