22 de diciembre de 2020

“¡Mi alma ensalza al Señor!”

María, la Virgen, canta con gozo a Dios por las maravillas que ha hecho en Ella. Y es que Dios acaricia y llena de dones a las personas sencillas y humildes de corazón.

Los Padres del desierto hacen referencia al diálogo del diablo con un monje. El diablo le dice:

“Tú te levantas temprano, yo nunca duermo.

Tú ayunas, yo no como nunca.

Solamente no puedo hacer una cosa: ser humilde”.

Y es que la humildad es la raíz de todas las demás virtudes cristianas. Es la humildad como las raíces de árboles y plantas. Sin ellas no se es nada. Ya sabemos que “el hombre crece cuando se arrodilla” (Alessandro Manzoni).

- ¿Sabes poner a tu mente y a tu corazón de rodillas?

- ¿Agradeces a Dios cuanto de bueno tienes?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma

26 de Octubre de 2018. Viernes Portador de Jesús.