23 de diciembre de 2020

Hacerle Un Sitio A Dios 

Me levanté temprano una mañana, y me lancé a aprovechar el día.

Tenía tantas cosas que hacer, que no tuve tiempo para rezar.

Se me amontonaron los problemas y todo se me volvía cada vez más difícil.

“¿Por qué no me ayuda Dios?”, me preguntaba.

Y Él me respondió: “No me lo has pedido”.

Quería sentir la alegría y la belleza, pero el día continuó triste y sombrío.

Me pregunté por qué Dios no me las había dado.

Y Él me dijo: “Es que no me lo has pedido”.

Intenté abrirme paso hasta la presencia de Dios, y probé todas mis llaves en la cerradura.

Y Dios me dijo suave y amorosamente: “Hijo mío, no has llamado a la puerta”.

- ¿Tendrás tiempo para rezar en estos días festivos?

- ¿Tendrá Cristo un lugar en tu corazón?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

9 de mayo de 2020