29 de diciembre de 2020

¡Purificarse… de egoísmos!

Alguien escribió que “aparentar tiene más letras que ser”, pero ser es más importante y auténtico que aparentar. ¿De qué podían purificarse Jesús o María si eran puros? Quizás del creerse exentos de cumplir la Ley. El libro del Levítico (12, 2-8) manda purificarse la mujer que hubiese dado a luz, y la Virgen como buena judía, pasó por la ley. Así que la que era “inmaculada” pasó por el rito de la purificación.

¡Cuánto necesitamos purificar nuestros deseos e intenciones! Necesitamos purificar nuestros ojos para ver como nos ve Dios. Purificar nuestras conversaciones.

- ¿Te fijas más en lo feo que en lo hermoso de lo que hacen las personas?

- ¿De qué deberías purificarte?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

9 de mayo de 2020