26 de enero de 2021

Durante la guerra mundial se repetía un lema: “La mejor defensa es el ataque”. Quien empieza la ofensiva ya lleva gran ventaja. Así ocurre con las personas: atacar a los pequeños defectos, es garantía de que no crezca y se unan ganando a la voluntad y al carácter de las personas. La pereza, el desamor, la glotonería, los caprichos incontrolados, la envidia… una a una se las puede vencer… a todas juntas es imposible. La gracia divina es una fuerza a nuestra disposición. Es la aliada del alma para que no sea esclava del mal.

¿Qué hace usted por ir venciendo a sus pequeños defectos o esclavitudes?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma