5 de abril de 2021

Una eterna primavera

Cuando Jesucristo resucitó o devolvió a la vida a la hija de Jairo, dijo que no estaba muerta, sino dormida (mc 5, 39). Los que estaban allí se mofaban de Jesús, pero Él, la despertó de la muerte a la vida. Nosotros sabemos que el antídoto contra la muerte eterna está la Resurrección de Cristo. Algunos pintores presentan a Jesús dando la mano a Adán y a Eva, mientras los santos los saludan.

De vez en cuando, cuando te mires al espejo, pregúntate: ¿Tengo algún rasgo de Cristo? ¿Participo de su Vida esta vida mía? Decía J. F. Kennedy: “No debemos permitir que nuestros miedos nos impidan perseguir nuestras esperanzas”.

- ¿Es tu mayor esperanza participar en la Resurrección de Cristo?

- ¿Tus obras son vivas o muertas?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma