2 de mayo de 2021

Tanto los aviones como los barcos, los transatlánticos, van por autovías aéreas o marítimas señaladas. Tienen que “circular”, “navegar” por las coordenadas señaladas si quieren estar seguros y no sufrir “choques” con otros. En lo espiritual es igual. Si dejamos que nuestro timonel sea Dios, iremos seguros y no naufragaremos por muchos oleajes y temporales que suframos. Si nuestro timonel es Dios llegaremos al puerto aunque la travesía haya sido dificultosa.

- ¿Quién le marca la ruta de su vida?

- ¿Tiene claro a qué puerto se dirige?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma