30 de mayo de 2021

Los simples observadores o críticos de la vida, de lo que ocurre a su alrededor, son tábanos que hieren, pero no aportan nada. Vivir con valor y con fe es como la lluvia en los meses de calor: refresca y da vida. Los cristianos que miran a Cristo y le sonríen se convierten en ejemplos de la mejor estima. Si usted es observador o crítico de la vida sin importarle que lo que usted dice y hace ayuda o perjudica a los demás, debería tenerse lástima de sí mismo. Siempre habrá hambrientos, abandonados, oprimidos, pero usted nunca debe ser observador o crítico, sino esforzarse por mejorar, mejorando la vida de los demás.

- ¿Es usted sembrador de esperanza?

- ¿Vive con fe y valor su condición de cristiano?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma