4 de mayo de 2021

Para cualquier creyente, el hogar y la iglesia, deben de ser dos parcelas del Paraíso en la tierra. ¡Deben ser! ¿Cuándo no lo son? Cunado del corazón y de las obras se expulsa a Dios. El hogar se convierte en una sucursal del infierno cuando cualquiera de sus miembros martillea a los demás con egoísmo y pesimismo. ¿Cómo salir de ese infierno? Jesucristo dice: “Yo soy la puerta…” (Jn 10,9).

- ¿Qué hace usted para que su hogar sea Paraíso y no infierno?
- ¿Tiene a Cristo como Puerta de Salvación?
Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma