12 de junio de 2021

Yo, Dios, te pregunto

¡Arranque la hierba y las espinas que usted ha permitido que crezcan en su corazón y se sentirá mejor! El corazón es para producir frutos y no espinos. ¿Por qué Dimas, el buen ladrón, reconoció en Jesús al Mesías, y Gestas, el mal ladrón, no? Porque Dimas limpiaba cada día los ojos de su corazón, como un comerciante limpia los cristales de sus escaparates cada día. Dimas no dejaba que la suciedad de cada día se acumulara en su corazón, Gestas las fue acumulando hasta quedar impedido para ver con una pizca de claridad y amor.

En el matrimonio, en las parejas, es imprescindible limpiar el corazón de hierbas y espinas surgidas por los pequeños egoísmos casi connaturales a la naturaleza humana. ¡Mire siempre a su pareja con amor y los momentos más felices y gratos vividos con ella!

- ¿Se parece usted a Dimas o a Gestas?

- ¿Acumula usted en su corazón resentimientos?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma