9 de julio de 2021

¡Se habla mucho con palabras y poco con el corazón!

Jesucristo quiere que nos comuniquemos. Él mismo cura la sordez y mudez, pero también prefiere que guardemos silencio si vamos a decir idioteces u ofender, o aburrir con lo que vamos a decir. La caridad comienza por no mortificar a los demás con palabrería. ¿Has caído en la cuenta que Dios te ha concedido dos orejas para oír y sólo una boca para hablar? Pues tú no seas de esas personas que tienen los oídos cerrados y siempre abierta la boca. ¡Quien habla mucho se traga muchas moscas y sus palabras son avispas para los demás!

- ¿Sabes guardar silencio?

- ¿Hablas más que escuchas?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma