10 de agosto de 2021

La gracia es más fuerte que la ley. 

Una mujer gritó: “¡Señor, socórreme!” Y Jesús la atendió, porque la mujer le demostró la fe tan grande que tenía reconociéndole que tenía derecho a ser atendida, pero que se conformaba con “migajas”, como los porros. ¿Quién de nosotros hubiésemos respondido como esta mujer cananea después de que Jesús nos dijese: “No está bien echar a los perros el pan de los hijos”? Y tal fue la respuesta de la mujer, que Jesús la piropea: “¡Mujer, que grande es tu fe!”. Quien cree en Alguien también confía en ese Alguien. Muchos cristianos dicen que creen en Cristo, pero no terminan de confiar en Él.

- ¿Cómo hubiese sido la reacción?

- ¿Crees y confiar por igual en Cristo?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma