20 de agosto de 2021

Jesús corrigió el mandato del Levítico: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” diciendo: “amaos como yo os amo”. ¿Por qué este cambio? Porque para amar a los demás hay que amarse primero uno a sí mismo. ¡Nadie que no se ame a sí mismo puede amar! Y para amase uno debe tener sana su autoestima. Hay personas con talentos y formidables capacidades que nunca llegan a desarrollarlas por miedo a fracasar o ser criticadas. Una persona de baja o nula autoestima se siente incapaz de superar las dificultades de la vida del día a día. Dice un proverbio africano: “Si no tienes el enemigo dentro, los de fuera no podrán herirte”.

- ¿Qué grado de autoestima crees que tienes?

- ¿Tu peor enemigo eres tú mismo?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma