23 de agosto de 2021

¿Has tratado a alguna persona como a un “perro” por el simple hecho de que no te gustaba su cara? La cara no es el espejo del alma, las obras sí. Las obras son las sonrisas del alma y del amor. A Dios lo conocemos por su amor, por sus obras, no por su cara. Nos dejamos “engatusar” por el físico en vez de enamorarnos por la bondad de los corazones.

- ¿Qué admira más en una persona?

- ¿Sabe ver la bondad de las personas?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma