28 de agosto de 2021

Si no nadamos nos ahogamos

Un hombre va en barca por el río, viene una ráfaga impetuosa de viento, vuelca la barca y la corriente la arrastra hasta hacerla trizas en las rocas. El hombre bracea, la corriente es fuerte. “¡Si no braceo con fuerza y sin pereza, la corriente me estrellará contra las rocas!” piensa el barquero. Y con esfuerzo agotador, pudo salir del río. Así, quien quiera ser buen cristiano debe bracear contra esas corrientes anti-católicas. Si deja de bracear, será arrastrado por esas corrientes y terminará ahogándose su fe, esperanza y caridad. ¡Hay que esforzarse y bracear!

- ¿Se deja arrastrar por pereza?

- ¿Se esfuerza para no ser arrastrado por corrientes anti-católicas?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma