30 de agosto de 2021

¡El amor a Dios, a tu esposa/o, a tus hijos…!

Un buen comerciante, en lo que respecta a su negocio no tiene más que un fin: acrecentar su capital con su negocio. A este fin subordina toda la actividad de su vida. Piensa, sueña y trabaja haciendo planes para acrecentar su negocio. ¡Qué bien trata a los que pueden ayudarle a conseguir su ideal, tener un super-negocio! Toda su vida gira alrededor de su interés comercial. Incluso su esposa/o, se juega que le dedica más tiempo al negocio que a la familia. ¿Qué nos sucedería a cualquier cristiano si nos pareciéramos a él, pero en lo espiritual, en el deseo de ser buenos cristianos?

- ¿Te pareces tú a él?

- ¿Pones tanto empeño en vivir el Evangelio?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma