14 de septiembre de 2021

Hay dos clases de ira: la justa y la injusta. La justa es la que Cristo expresó cuando expulsó a los vendedores del templo (Mc 11, 15 ss). La injusta contra las personas y no contra el mal que hacen. La ira injusta es cuando va contra un mal ilusorio y no verdadero, y además la mayor ira debe ir dirigida contra nosotros mismos porque con nuestras faltas de amor sincero hacemos daño a los demás. La ira justa no quita del corazón el amor, sigue amando y no daña. La ira justa no dejar que en el corazón surja el resentimiento o el deseo de venganza.

- ¿Eres un terremoto de ira injusta?

- ¿Hay en tu corazón resentimiento y deseos de venganza?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma