20 de septiembre de 2021

La riqueza es una bendición si sirve para hacer el bien. Si el dinero no sirve para hacer el bien, conduce y arrastra, como aguas turbulentas, al mal y a la perdición. La persona que tiene dinero y no piensa en Dios, cree que no necesita a Dios porque con “su dinero” lo consigue todo, terminan siendo gigantes con piernas y pies de barro-cieno. Las lágrimas de Dios por los ricos egoístas terminarán derrumbándolos. No es malo que se celebren banquetes, pero siempre que a sus puertas no haya personas muriendo de hambre, enfermedad, incultura… En contra de Caín, somos guardianes de nuestros hermanos los hombres.

- ¿Te ciega la riqueza?

- ¿Compartes algo de lo que tienes con los demás?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma