8 de septiembre de 2021

Entre paredes en ruinas han crecido zarzagales que ocultan entre sus ramas sus espinas. Sus hojas aparecen apetitosas para los corderillos. Se acercan a lo que creen que va a ser un banquete, pero al meterse entre aquellas ramas son heridos y les arrancan vellones de lana. En cambio a los lagartos penzoñeros las zarzas le dan amparo, cobijo.

A los buenos, a los mansos, a los generosos los hiere con sus espinas. A los malos, a los reptiles, los acobija. ¡Así hace mucha gente con los cristianos!

- ¿Eres reptil o cordero?

- ¿Cobijas a los buenos o a los malos?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma