22 de octubre de 2021

Renegar… de la fe. 

Una sirvienta le dice a san Pedro: “Tú eres uno de los nazarenos” (Lc 22, 58), y él responde: “No, no lo soy”. Cuando renegamos de Cristo estamos renegando de nosotros mismos. ¿Por qué? Porque cuarteamos la imagen de Dios que llevamos en nuestro corazón.

Los Padres de la Iglesia dicen que el efecto principal del pecado es la corrupción de nuestra propia personalidad. Desde el punto de vista psicológico, Dostoievski lo describe en su novela “Los demonios”. Judas por renegar de Cristo le llevó al suicidio. ¡Estamos hechos para el bien y cuando hacemos el mal nos malogramos, nos enturbiamos! ¿Qué hacer entonces? ¡Mirar a Cristo! Si le miramos y nos dejamos mirar por Él, el pecado huirá y volverá la gracia.

- ¿Niega o reniega de ser cristiano?

- ¿Qué piensas tú del pecado?

Julián Escobar.


| Lecturas del Día (+Leer). | Evangelio y Meditación (+Leer) |
| Santo del día (+Leer) | Laudes (+Leer) | Vísperas (+Leer) |

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sagrada Familia. Homilía.

Cuaresma

8 de noviembre de 2021